Camino a la fertilidad

Tu guía hacia el embarazo, tratamientos de fertilidad y pruebas genéticas

Endometriosis y embarazo: ¿cómo afecta?

endometriosis y embarazo

La endometriosis y el embarazo se llevan mal. A este respecto, Lucky Saraswat, ginecólogo del hospital de Maternidad de Aberdeen (Escocia), afirma que la endometriosis entraña un mayor riesgo de aborto, además de más posibilidades de desarrollar complicaciones del embarazo. En concreto, tienen un 76 % más de amenaza de aborto espontáneo y casi tres veces más probabilidades de sufrir un embarazo ectópico (el óvulo anida en las trompas de falopio).

El doctor Saraswat basa sus afirmaciones en un estudio elaborado a partir de datos extraídos de los registros médicos de 14.655 mujeres durante más de 30 años (entre 1981 y 2010).

Así, la endometriosis está considerada como uno de los mayores problemas de fertilidad en la mujer. En concreto, hablamos de una enfermedad crónica ocasionada por el crecimiento de tejido endometrial. De hecho, este problema puede impedir que se logre el embarazo.

Así, se estima que la endometriosis afecta entre un 8 y un 10 % de las mujeres en edad reproductiva.

New Call-to-action

Causas de la endometriosis

A día de hoy se desconoce la causa, pero sí que podemos hablar de diversas teorías. Las más importantes son las siguientes:

  • Teoría de la menstruación retrógrada. En este caso parte del tejido menstrual, en lugar de fluir hacia el exterior, lo hace hacia atrás por las trompas de Falopio y acaba adhiriéndose sobre los órganos pélvicos donde continúan creciendo y volviéndose cada vez más gruesos con el paso del tiempo. Sin embargo, esta tesis está bastante discutida puesto que el 90 % de las mujeres presenta un flujo retrógrado, pero únicamente un 10 % desarrolla endometriosis.
  • Implantación en la cicatriz de una cirugía. No se descarta que tras practicar a la mujer una cirugía como, por ejemplo, una cesárea, las células endometriales puedan adherirse a la incisión quirúrgica.
  • Trastorno del sistema inmunitario. Otra explicación sostiene que el sistema inmunológico sería incapaz de identificar como extrañas las células endometriales extrauterinas. Por lo tanto, no las destruiría y permitiría que crecieran fuera del útero.

Otros expertos, como Pere Barri, jefe del equipo interdisciplinar que atiende a estas pacientes en el Instituto Dexeus de Barcelona, considera que ciertos factores ambientales como los disruptores endocrinos, el estrés o los hábitos de vida poco saludables pueden ser también los desencadenantes de la endometriosis.

Según afirma, estamos ante una enfermedad de países ricos, ya que asegura que en África nunca ha atendido un caso de endometriosis.

Es cierto que algunos factores pueden predisponernos al desarrollo de esta patología:

  • Tener altos niveles de estrógeno en el organismo.
  • Primera menstruación a una edad precoz.
  • El consumo de alcohol.
  • Un índice de masa corporal bajo.
  • Familiares con endometriosis.
  • Anomalías en el útero.
  • Etc.

¿Cómo afecta a la fertilidad?

La presencia de endometriosis no implica de por sí que tengamos un problema de fertilidad. Todo dependerá, asimismo, del grado de endometriosis que padezca la mujer.  Se estima que entre un 30 % a un 50 % de las mujeres con endometriosis puede experimentar infertilidad.

En este sentido, podemos distinguir entre diferentes niveles de afectación que guardan relación con las posibilidades de embarazo.

  • Endometriosis mínima (etapa 1).
  • Leve (etapa 2).
  • Moderada (etapa 3).
  • Grave (etapa 4).

Síntomas que alertan de una posible endometriosis

Los síntomas que padecen las personas con esta dolencia son los siguientes:

  • Relaciones sexuales dolorosas.
  • Menstruaciones muy molestas. Este dolor se debe la formación de las prostaglandinas las cuales pueden llegar a ocasionar fuertes contracciones uterinas.
  • Problemas reproductivos. Es común que se sospeche un caso de endometriosis cuando pasa el tiempo y todas las tentativas de embarazo han resultado en vano.
  • Períodos muy abundantes (menorragia) y sangrado entre una regla y otra (menometrorragia).
  • También es posible padecer síntomas como un mayor cansancio, diarrea, estreñimiento, gases o náuseas, especialmente durante las menstruaciones.

Diagnóstico

Ante un cuadro semejante que nos haga sospechar que algo no funciona debemos acudir al ginecólogo. Este último evaluará nuestra situación a través de una serie pruebas:

  • Exámen pélvico. Para ello el ginecólogo palpará la zona en cuestión con el objetivo de detectar posibles anomalías como quistes en los órganos reproductores o cicatrices. Se aconseja realizar esta exploración durante la menstruación ya que es en este momento cuando se manifiestan los síntomas
  • Es preciso realizar una prueba de imagen como ecografías o una resonancia nuclear magnética.
  • Laparoscopia. Estamos ya ante un procedimiento quirúrgico que requiere anestesia general a fin de que el cirujano practique una incisión cerca del ombligo por el cual introducirá un instrumento delgado llamado laparoscopio ( que da nombre a la operación). Este aparato le servirá para buscar tejido endometrial situado fuera del útero.

Posibles tratamientos de la endometriosis y embarazo posterior

Si finalmente se confirma la endometriosis, se puede escoger entre un tratamiento médico o una cirugía de la endometriosis.

En el tratamiento médico se opta por la inducción de la menopausia o simular un embarazo para conseguir un descenso de los estrógenos en el organismo. Por lo tanto, se impide que el cuerpo ovule. De esta manera se le administran a la paciente una serie de fármacos como los progestágenos que inhiben el crecimiento del tejido endometriósico, además de la producción de hormonas ováricas. Otros medicamentos que se suelen administrar es el Danazol que reduce la producción de estrógenos. Otra alternativa es la cirugía pero esta última opción únicamente se aconseja para endometriosis que resultan incapacitantes y con dolores agudos o cuando la enfermedad está avanzada.

En el caso de que se practique una cirugía, el cirujano destruirá o eliminará quirúrgicamente la endometriosis, así como todo el tejido cicatricial. De esta manera, se restablecerá la práctica normalidad de los órganos reproductivos de la afectada. Lo cierto es que tras la operación las posibilidades de lograr el ansiado embarazo se incrementan notablemente.

En cualquier caso, el procedimiento a seguir lo dictará el caso concreto de la paciente, así como sus circunstancias personales como la edad e intenciones de tener hijos.

IGE-ES - CTA post - ¿Cómo mejorar tu fertilidad?

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.